El mejor regalo del mundo

Fecha de publicación: 26/04/2016

Te ha ocurrido alguna vez (o muchas...) que vas a comprarle a tu peque un regalo con toda tu ilusión, y allí estás, en una tienda gigantesca llena de estanterías bien repletas de juguetes, y a cuál más sofisticado!

Camiones que casi son capaces de cargar una piedra de 2 toneladas, muñecas que hacen pipi, caca, lloran y hasta te ponen la lavadora y te hacen la cama. Plastelina con la que puedes hacer pasteles, hamburguesas, cupcakes, y ponerte una tienda en plena Rambla, videojuegos con los que tal vez algún día se salve el mundo...

En fin, un montón de juguetes cada vez más elaborados, y aunque antes de entrar creías tener las ideas bien claras... Allí estáis tu bolso y tú intentando descubrir cuál era tu idea antes de entrar...

Finalmente (después de una hora aproximadamente y de ponerte casi nerviosa porque te das cuenta que llevas allí más de una hora), encuentras porfin el regalo perfecto! El que seguro le va a gustar, el que le va a encantar! (y por supuesto si lleva pilas te encargas de comprarlas, porque otra cosa no, pero eso ya lo has vivido. Abrir el regalo, pasarte media hora quitando los plásticos que lo atan al cartón, media más montándolo y tachán! No tiene pilas... Así que ahí no te pillan).

Pues bien, te vas tu tan contenta con el regalo para tu peque, con una ilusión tremenda para dárselo. Y sí, se lo das, y efectivamente le hace una ilusión tremenda, lo desenvuelve, lo abre y.... Y bueno, el final, os lo dejo en foto...

NIÑOS JUGANDO

No me digáis que no os ha pasado....?! La maravillosa caja de cartón y el maravilloso porexpan.

A veces no son necesarios tantos tantos tantos juguetes y tan tan tan sofisticados, porque los palos y las cajas pueden hacer jugar, pensar y imaginar historias increíblemente fascinantes.

Feliz martes a tod@s! ❤

 



Comentarios

    Sin comentarios por el momento


Deja tu comentario